Ideas que no te dejan dormir

 

Estoy en un aprieto, ahora que no estoy escribiendo, las ideas se acumulan en mi mente, apretujándose, a punto de explotar. Tanto, que sufro de insomnio porque las escenas, esas ideas urgiendo ser escritas, se amontonan. Mi único recurso es un boli y una libreta en mi mesilla. La primera noche, no pude aguantare, y siendo las tres de la mañana, escribí en un prospecto de una medicina. Luego, me pasé la mañana tratando de descifrar esos geográficos. Nota mental: encender la luz de mi mesilla cuando me den estos arrebatos.

Este mes ha sido horrible y asombroso. Horrible porque no he escrito o editado. Asombroso porque estaba de vacaciones en la playa y porque tengo muchas ideas para escribir de vuelta en la ciudad.

Por ahora, lo que he conseguido es:

  1. Encontrar los nombres de las protagonistas para dos libros. Solo puedo decir que antes eran Erica y Viviana. No me convencían. Ahora creo que he encontrado los perfectos.
  2. Recolectar nombres que me han gustado de todas las películas que me he tragado con mis abuelos.
  3. Una nueva novela en mi carpeta de proyectos (cuando sé que no debería porque tengo demasiados). La idea me surgió, como no, cuando intentaba dormir y las escenas las tengo tan bien definidas en mi cabeza, que me sorprende. Puedo ver cada detalle cuando normalmente ni si quiera sé el color de pelo del antagonista.
  4. Varias escenas clave para el desarrollo de una trama. ¡Por fin sé cual es el objetivo de los protagonistas!
  5. Y, desgraciadamente, diálogos que no he podido dejar en papel. Los practicaba en mi cabeza y después, desaparecían. Solo espero que cuando me ponga a escribir, vuelvan de nuevo. Puedo soñar, ¿no?
  6. ¡Leer un millón de libros! (Bueno, solo diez, pero estoy orgullosa. Uno de mis retos de este año en goodreads es leer 50 libros)
  7. Energía y motivación para escribir y editar el próximo mes que se acerca.

Por más que odie el insomnio que me produce la pereza del verano (y eso que intento hacer ejercicio para prevenirlo), me ayuda a estimular mi cerebro aburrido. Me aburro tanto en la cama, intentando dormir, que me emociono con las ideas que se me ocurren, incluso excitándome tanto que lo único que quiero hacer es escribir. No puedo hacerlo, porque se me cierran los ojos de sueño. Anotar es la mejor opción.

¡Ahora a darle forma a todas esas ideas!

Captura de pantalla 2016-06-12 a las 16.43.43

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s