Sobresaturada de escribir

No escribo porque no me gusta el resultado y no dejo de pensar en escribir porque es mi pasión. En mi anterior entrada, expliqué lo que me ocurrió durante Septiembre, ahora que está acabando el mes (un mes al que definiré como el mes de sequía creativa), tengo miedo de no poder escribir en Octubre. Estoy empachada de escribir. Sobresaturada.

Utilizaré una analogía:

‘Cuando bebes de más en una noche de juerga y tienes una resaca horrible, lo ultimo que quieres hacer es salir de fiesta y mucho menos beber ese maldito vodka barato de nuevo.’

Pues bien, quiero escribir, ¿pero acaso puedo? No, porque todo lo que escribo, aunque sea unos pocos párrafos me horroriza. Hay quienes dicen que el bloqueo del escritor no existe, que solo hay que forzarse a escribir, pero yo opino que existe porque me agobia la idea de no estar a la altura. No sé por donde empezar, qué escribir, si editar o reescribir, y todo esto me está volviendo loca.

¿Sabéis como me di cuenta que había un problema?

El día 16 después de escribir durante 16 días seguidos (escribí 8,300 palabras en un día, record) me di cuenta que no me gustaba nada de lo que había escrito. ¿Mis personajes? Horribles. ¿La trama? Regurgitada, porque me parece que todos mis villanos, habrá unos cuatro, son la misma persona. ¿Mi voz de escritor? Aburrida. ¿Y lo peor? Que lo pagué con aquellos a mi alrededor. Esa frustración me produjo más de una pelea familiar y de las malas. Así que decidí entonces darme un merecido descanso.

Ese descanso duró dos días. Volví, como una polilla hacia la luz, a escribir y creo que me he quemado como una estúpida, testaruda polilla. (Al parecer aunque no pueda escribir, hoy me ha dado por las metáforas).

Agosto terminó y no creí que había un problema, estaba engañándome a mí misma. Esos últimos días de verano no había escrito mucho y aún así me sentía satisfecha con mi sacrificio. Poco a poco fui dejando de escribir hasta llegar ahora, que no escribo nada. Como volvía a la ciudad, el revuelo, ver a mis amigas y prepararme para la universidad (y el ansiado retorno del wifi) me distraje y no presté atención a mis pocas ganas de escribir, ya veis estaba “ocupada.” La amenaza más común del escritor, excusarse con estar ocupado.

Ha pasado un mes y en varias ocasiones he sentido la necesidad de volver a la rutina del escritor ermitaño. Mi cabeza, mi “corazón” (admito que corazón es una palabra muy cursi, así que lo pondré entre comillas), no me lo permite. No quiero volver a ese estado de animo. No sé si estaba en un lugar muy oscuro, escribiendo durante más de trece horas o si ese lugar oscuro era simplemente el mundo de mis personajes. (Les hago sufrir mucho y no es que vivan muy felices, así que karma).

También me sentía apática a la hora de escribir en este blog. Más que nada porque no había nada de lo que escribir sobre mi proceso de escritura, ya que no estaba escribiendo mi novela y por que no quería admitir mi propia realidad; mi bloqueo. (Sí, me gusta mucho engañarme a mi misma cuando algo no me gusta. Lo admito.)

Mi propósito es que Octubre sea distinto. Hoy he imprimido los tres capítulos de mi novela para editarlos (aunque al leer un párrafo me encrespase pensando que era horrible, sigue siendo Septiembre así que solo espero que Octubre sea más positiva).

Cuando editas tienes que estar atento de tu estado de animo. A veces eres positivo, un poco (a veces demasiado) optimista, pero ese es el mejor estado de humor para editar. En el lado contrario tenemos al editor extremista que considerará que todo es una bazofia. Odio a esa editora. Le encanta escribir insultos poco objetivos en los márgenes de mi borrador. Cuando me doy cuenta que la Señorita Rottenmeier (así es como la llamo) está presente, prefiero dejar a un lado mis deberes y hacer algo más productivo que no borre toda la creatividad y voz narrativa de mi novela.

Un ultimo consejo: ¡no seáis polillas!

Captura de pantalla 2016-06-12 a las 16.43.43

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s